LA PARED. EL MARATON GERENCIAL VENEZOLANO

Por: Ing.Fanny Santeliz V. / SERGIA

Dentro del mundo del running existe un término temido por los corredores y es sinónimo de agotamiento físico y mental; denominado “la pared”.  De acuerdo a los expertos, toparse con ella se debe a tres factores fisiológicos claros:

  • La falta de glucógeno debido a la baja de energía por debilidad en la recuperación de azucares y electrolitos, dado los prolongados tiempos de ejercicio continuo.
  • La fatiga muscular, presentando fallas en nuestro cuerpo dada la jornada de exigencia física.
  • El cansancio mental. El cerebro envía mensajes a los miembros del cuerpo para que no sigan moviéndose. Al generar esta alarma, el cuerpo produce menos dopamina y el organismo no responderá de manera óptima a la exigencia física, pese a no tener un agotamiento físico evidente.

En efecto, la pared ha detenido a corredores que han desarrollado planes de entrenamiento prolongados, con rutinas de alimentación y preparación física óptimos y ha hecho que sueños por los que se han preparado queden en intentos no cumplidos. Y es donde el entrenamiento mental forma parte fundamental del proceso de preparación de un corredor para superarla.

Gerenciar en nuestro país se ha convertido en un maratón. Quienes lideramos organizaciones, desarrollamos emprendimientos y trabajamos dentro del aparato productivo venezolano nos hemos topado recientemente con “la pared”. A cada sector se ha manifestado en su propia carrera y hoy día se nos hace presente.

¿Cómo poder sobrepasar este gran obstáculo? Cómo poder avanzar y lograr destrezas organizacionales, técnicas y emocionales para llegar a la meta? Son preguntas que nos hacemos constantemente los más optimistas. También tenemos corredores que reflexionan y se preguntan qué tan lejos estará esa meta y si sus recursos lograrán extenderse y optimizarse hasta cumplirla.

Y es aquí, en este maratón denominado Venezuela2018 donde es obligatorio que desarrollemos un plan de ruta que permita:

  1. Garantizar la llegada a la meta.
  2. Maximizar los recursos y optimizar los consumos energéticos en pro de las condiciones de la ruta, entendiendo que no conocemos la altimetría del terreno, los insumos de reposición son escasos y el clima es cambiante, hostil y complejo.
  3. Reconocer el camino recorrido, estar atentos de las señales y monitorear nuestras respuestas.
  4. Identificar qué significa lograr llegar a la meta. Qué valor tiene colgarse esa medalla. Ponderarlo, visualizarlo y sentirlo.

Ahora bien, el plan de ruta debemos generarlo en base a:

  • Agilidad de la Estructura Organizativa. Desarrolle sus procesos en pro del desempeño financiero.
  • Garantizar la confiabilidad y mantenibilidad de los equipos; la reposición desde el punto de vista de la lógica económica resulta invalorable.
  • Orientación hacia el cliente. Fortalecimiento de las relaciones.
  • Identificación de las variables que generan impacto dentro de sus procesos y optimícelas.
  • Identificación de la emocionalidad del momento; permítase sentirse vulnerable mas no se victimice.
  • Humildad para reinventarse. Evalúe con creatividad la ruta recorrida, destaque los desniveles que ha identificado y analícelos.

Creamos firmemente en nuestras capacidades, bajar el ritmo de carrera está permitido, cuestionar el paisaje forma parte del camino; sin embargo, tengamos presente en nuestra mente y en nuestro espíritu que la meta será lograda. Y podremos traspasar LA PARED.

En SERGIA C.A contamos con herramientas de gestión para apalancar a tu organización en pro de generar destrezas técnicas, gerenciales y organizacionales para correr este maratón. Nuestra dirección sergia.correo@gmail.com}

Redes sociales:  IG @sergia.ca      Tw @sergiaempresa