Todos podemos ser asesores…

Por: Daniel Nobrega O./ @danielnobregao

Cada persona… con su experiencia y preparación siempre tiene algo que aportar.

Si sientes la inquietud de ser asesor y quieres probar tus capacidades, te invito a iniciarte como Mentor. Según la real academia Metor se define como: Consejero o guía.

Mediante la labor como Mentor, podemos poner en práctica nuestros conocimientos en nuestra área de experticia, y sobre todo poner en práctica nuestra capacidad de escuchar, analizar y transmitir nuestro consejo.

Para iniciarnos en esta práctica, existe una plataforma web, que nos permite ponernos a disposición de emprendedores o empresarios en formación o con alguna problemática especifica.

Esta plataforma se llama MicroMentor

Los creadores declaran que su misión es “apoyar a los emprendedores que comienzan un negocio y a organizaciones sin fines de lucro a fortalecerse a través de la mentoría”.

He prestado mi apoyo a varios emprendedores desde el año 2015. Y la experiencia ha sido muy gratificante. En la plataforma, esta actividad se desarrolla “ad honorem”.

Lo interesante de la plataforma es que podemos conectar con personas de otros países con visiones distinta y muchas veces proyectos muy particulares de su propia región, lo cual nos enriquece a un más la experiencia.
Pienso que al final, el Mentor termina aprendiendo más que su pupilo.

Existen dos modalidades de iniciar la mentoría, la primera que el Emprendedor te seleccione entre el listado de Mentores por categoría, y la segunda que nosotros mismos exploremos y nos pongamos a la orden de los proyectos con los que más nos identifiquemos.

En sí, la plataforma es muy sencilla, te puedes registrar con tu perfil de LinkedIn y todo se trabaja desde un chat que estableces con el emprendedor. Y si lo prefieres después pueden trabajar por correo u otros medios de comunicación prefieran las partes. Ya que el fin de la plataforma es gestionar el contacto entre emprendedores y mentores, sin trabas ni restricciones. Al contrario… promueven todas las actividades posibles de interacción.

Por otra parte, el otro elemento gratificante, es el poder apoyar estos emprendedores, es el dar parte de nosotros, de nuestras fortalezas… de nuestros “dones”… es una forma o posibilidad de retribuir al mundo las oportunidades que se nos brindó para llegar a donde hemos llegado: “ser asesores”.