Ejemplo de RSE en pro de la Sostenibilidad – Caso FORD

Ford amplía su programa de vertidos cero a 82 instalaciones en todo el mundo, según su Informe de Sostenibilidad anual

Desde el año 2000, según el Informe de Sostenibilidad, Ford ha reducido su consumo de agua en más de un 61 por ciento

Ford Motor Company ha ampliado su programa de vertidos cero a 82 instalaciones Ford en todo el mundo, 49 plantas de fabricación y 33 instalaciones no dedicadas a fabricación, en las cuales ningún residuo acaba en un vertedero.

Gracias a esta ampliación, todas las plantas de fabricación de la compañía en Europa han alcanzado el estatus de cero vertidos. El centro de fabricación de Craiova (Rumanía) se ha convertido en la última de sus plantas europeas en alcanzar la cifra cero en sus residuos destinados a vertederos, frente a las 6.000 toneladas que procesó durante el año anterior.

Así lo ha reflejado el 18º Informe de Sostenibilidad anual publicado este viernes 25 de agosto por la compañía, que detalla sus progresos en materia medioambiental y su compromiso con las acciones continuas de sostenibilidad en el futuro.

Además, registra su acercamiento a la solución de problemas relacionados con el cambio climático, la calidad y conservación del aire y la identificación de oportunidades que tengan un impacto significativo en sus áreas de negocio, desde su gestión de recursos hídricos a formación de proveedores.

El informe también detalla el avance y objetivos interanuales del trabajo de la compañía en áreas de mejora de la seguridad y ahorro de combustible, de la reducción del dióxido de carbono durante el proceso de fabricación, o de la estrategia global de electrificación de la compañía.

“Sabemos que el cambio climático es una amenaza real y crítica, y seguiremos trabajando con líderes de todo el mundo para apoyar los ambiciosos objetivos globales de reducción de gases efecto invernadero”, ha asegurado el presidente ejecutivo, Bill Ford, al tiempo que ha señalado que tienen la “oportunidad” de realizar progresos medioambientales “reales” conforme se acercan a un futuro de vehículos y entornos “inteligentes”, como ‘car sharing’, transporte multimodal o lanzaderas dinámicas.

Con el objetivo de aumentar la “transparencia” y “profundidad” de sus iniciativas medioambientales, Ford se unió el pasado mes de junio a la iniciativa ‘Mejora de la Seguridad del Agua’ de la Business Alliance for Water and Climate, una alianza entre el Mandato del Agua de los Directores Generales del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, Carbon Disclosure Proyect, SUEZ y el Consejo Mundial de Negocios Para el Desarrollo Sostenible. Esta coalición creó este programa para que las compañías pudieran demostrar su compromiso como gestores responsables de los recursos hídricos.

Esta iniciativa permite a la compañía ayudar a analizar riesgos relativos a recursos hídricos, implementar estrategias de respuesta colaborativas y reducir el impacto en la disponibilidad y calidad del agua, tanto en sus operaciones directas como a lo largo de la cadena de valor.

Desde el año 2000, según el Informe de Sostenibilidad, Ford ha reducido su consumo de agua en más de un 61 por ciento, encaminándose a un objetivo de gasto cero de agua potable en sus procesos de fabricación. Además, se calcula que los proveedores de la empresa que participan en el programa voluntario ‘Alianza por un Medio Ambiente más Limpio’, ahorrarán 2.000 millones de litros de agua durante los próximos cinco años, según datos recogidos en 2016.

Igualmente, el informe destaca que la línea de producción de la última generación del motor diésel Ford Ecoblue 2.0 litros, en la planta de fabricación de Dagenham (Reino Unido), ha reducido en más del 50 por ciento el consumo de agua y energía por motor fabricado. Este consumo, que se encuentra entre los “más bajos” de todas las instalaciones de fabricación, permitió ahorrar 17,5 millones de litros de agua en 2015.

SOSTENIBILIDAD

Por otro lado, Ford ha ampliado su investigación de materiales sostenibles a través de una colaboración con José Cuervo, para estudiar el uso de plantas de agave para desarrollar un bioplástico sostenible que pueda ser utilizado en vehículos. La compañía afirma que casi 300 piezas de automóviles se fabrican a partir de materiales renovables como semillas de soja, algodón, madera, lino, yute o goma natural.

En las instalaciones de Ford en Europa, las iniciativas sostenibles incluyen un nuevo sistema de electricidad y calefacción mediante gas natural valorado en 600 millones de euros, en la planta de montaje de Saarlouis (Alemania), que ayudarán a reducir las emisiones de CO2. Así, cinco generadores, instalados a principios de 2017, envían energía flexible bajo demanda a la planta, en colaboración con STEAG New Energies.

La compañía espera que esta colaboración de diez años ofrezca una serie de beneficios como el ahorro de más de 28.000 toneladas de CO2 al año, el equivalente en emisiones anuales de cerca de 20.000 coches; y que genere suficiente potencia al año para cubrir las necesidades anuales de electricidad de aproximadamente 31.000 hogares.

Además de reducir su huella medioambiental, Ford pretende reducir la de su cadena de proveedores mediante un programa mejorado de ‘Alianza por un Medio Ambiente más Limpio’, que se ha extendido a más de 40 proveedores en 40 países, e los 25 adscritos en 2015. La compañía calcula una reducción de casi 500.000 toneladas de emisiones de carbono en todo el mundo durante los próximos cinco años.

La compañía recuerda que, por octavo año consecutivo, fue incluida en la lista del Instituto Ethisphere de las ‘Empresas más Éticas del Mundo’.

“Hemos recorrido un camino muy largo, pero aún nos queda mucho por delante. Creemos que tenemos la obligación de dejar este mundo mejor de lo que estaba cuando nos lo encontramos”, ha asegurado Bill Ford en un vídeo publicado junto con el Informe de Sostenibilidad.

 

Fuente: http://www.lavanguardia.com

Imagen: http://www.ford.es